El otro día, entré en una tienda de zapatos en España y, rápidamente, me dio la sensación de que se me quedaron mirando sin disimulo. Le fui a pedir mi talla a la dependienta y su respuesta fue “Tú eres de Puerto Rico, ¿verdad?”. Miles de preguntas pasaron por mi cabeza, pero al ponerme a hablar con ella logré entender cómo descubrió que soy puertorriqueña. Me dijo que, desde que me vio entrar, se fijó en mi apariencia antillana. Fueron mi acento y pronunciación los que le hicieron reconocer mi origen. No se conformó con eso, sino que señaló la mancha de plátano que tengo en la mano izquierda. Luego, me mostró, con orgullo, la suya.


  ¿Es la mancha de plátano un término que recoge, de forma generalizada, la identidad puertorriqueña? Desde pequeños nos dicen que todos la tenemos y crecemos, sin saber, las características que lo definen. La identidad es el conjunto de rasgos propios de un individuo, o de una colectividad, que los caracterizan frente a los demás, según DRAE. En el 2001, recoge el término ‘mancha de plátano’ como la ‘naturaleza o carácter del puertorriqueño típico’. El que alguien tenga la mancha de plátano es un uso restrictivo para el puertorriqueño. Sin embargo, nuestro Tesoro Lexicográfico del Español Puertorriqueño tiene acepciones anteriores a ésta que nos hacen comprender mejor el concepto. Maura lo recoge, en 1984, como mancheplátano, definiéndolo como el ‘conjunto de detalles al hablar, o en los gestos, que identifica al puertorriqueño’. Claudio de la Torre, en 1989, menciona que ‘se refiere al carácter específico de Puerto Rico’.

  El poeta juanadino Luis Lloréns Torres redactó el poema "La mancha de plátano" haciendo honor a ésta característica de nuestra identidad. En once versos describe que esa mancha "ni el jabón ni la plancha quitan de encima de mí". Desde su nacimiento, el puertorriqueño llevará la marca por secula seculorum. Por otro lado, tenemos a nuestro Ramón Frade, quien en 1905 pintó "El pan nuestro" donde presenta a un jíbaro con un racimo de plátanos en las manos. En la segunda película de la "Guagua aérea" se presentan distintas definiciones de lo que es tener la mancha de plátano y cómo representa el sentido de puertorriqueñidad. Es el sello que te hace ser de aquí como el coquí. Con estos ejemplos podemos demostrar que la mancha de plátano se ha convertido en parte de nuestra identidad, al punto de encontrarse presente en la cultura y arte de la isla.

  Ser puertorriqueño y llevar la mancha de plátano, que muchas veces se representa con un característico lunar, es tan sólo la generalización de todo lo que nos identifica como boricuas. El plátano es parte esencial de nuestra alimentación. Acostumbramos a comer variados alimentos que lo componen, como mofongo, pasteles, piñón y alcapurrias. Cada cual tiene características específicas que nos definen. Estemos donde estemos, nos reconoceremos por esa ‘mancha’ que nos marca. Sintámonos orgullosos de ella y descubramos qué nos hace ser puertorriqueños. ¿Dónde se tienes tu mancha?

© Grisel R. Núñez, 2012