Scrivener es un programa diseñado para escritores: desde los literarios (cuentos, novelas, guiones) hasta los no literarios (tesis, investigaciones, artículos). La mayoría de las personas utilizan Microsoft Word para redactar sus escritos, pero es un procesador de textos, por lo que no tiene herramientas necesarias para un escritor. Provoca que dejemos de lado el texto para entrar al navegador a documentarnos, por ejemplo. Luego nos vemos conectados al correo electrónico y a las redes sociales. Se fue nuestro tiempo e inspiración. Procrastinamos.


  Buscando solución a este problema, encontré en Google un programa que me ayudó a sentarme frente a la computadora y dejar que el ruiseñor ebrio de Huidobro aletee en mis dedos.

  Esta herramienta permite redactar y estructurar obras literarias sin importar su extensión. Su objetivo es ayudar al escritor en el proceso de escritura para que logre llevar su borrador hasta la versión final. El programa permite tener junto al borrador una carpeta con la documentación del trabajo (imágenes, archivos PDF, vídeos, audios); ordenar ideas, tomar notas, hacer diálogos y hasta tiene una opción para escoger el nombre ideal de tus personajes. 

  En su página web puedes descargar la versión gratuita por 30 días. Por motivos del evento de NaNoWriMo, el cual patrocinan, ofrecen una versión de 60 días. Aquellos que naveguen un poco en la web podrán encontrar descargas más completas sin cobro alguno.

  Scrivener trae un manual interactivo de uso fácil de leer. Aprendes a usar el programa llevando a la práctica los conocimientos: learning by doing. Viene en inglés, pero el idioma se cambia. Ofrece la opción de tener infinitos proyectos literarios al mismo tiempo.

Las mejores herramientas de Scrivener:

  1. Trabajar en pantalla completa: eliminas las distracciones y te enfrentas cara a cara con tu escrito. Tienes la opción de editar la imagen de fondo y poner un escenario que te inspire.
  2. Editor de textos: divides la pantalla en dos para ver el borrador en una parte y en la otra las correcciones, las notas (ideas) o cualquier otro documento. Buscas definiciones y sinónimos en los diccionarios más usados de la web desde el mismo programa (también información para documentarte).
  3. Archivador: localizas capítulos, diálogos o escenas con facilidad. Los mueves de lugar y editas por separado. Conservas versiones anteriores y decides qué irá en la versión final. No tienes que escribir de forma lineal: puedes saltar capítulos y regresar con un click. Aunque guardes los textos por distintas secciones, documentos y carpetas, al final formarán parte de un solo archivo: tu obra.
  4. Panel de apuntes: presenta la obra dividida en partes con su respectiva sinopsis. Es visión global de la obra literaria. Muestra información estadística: extensión, cantidad de palabras, fecha de creación y edición.
  5. Plantillas de géneros literarios y no literarios: las puedes modificar a tu antojo (también crear las propias). Encuentras desde el formato de los diálogos, los guiones, la novela y el ensayo. 
  6. Graba y respalda de forma automática: cada dos segundos salvaguarda el texto. Te da la opción de programarlo para que grabe el texto en el disco duro, en la memoria externa y en la nube al mismo tiempo.
  7. Establece objetivos de escritura: pueden ser diarios, semanales o mensuales; también para cada capítulo/documento o la totalidad de la obra. Puedes establecer objetivos de palabras, de páginas o de caracteres. El programa sacará estadísticas de tu trabajo y te presionará para que cumplas con tus objetivos.
  8. Otros recursos: puedes hacer anotaciones, tener etiquetas y listas de referencias, determinar el estado de tu obra y redactar notas al pie de página o comentarios. También te ofrece fichas para crear tus personajes y opciones para ambientar escenas.

  En fin, Scrivener tiene muchísimas herramientas que podría seguir mencionando, pero le quitaría la gracia al aprendizaje por descubrimiento. Si te decides a instalarlo y te surgen dudas, no dudes en preguntarme. Actualmente lo estoy usando para mi reto de NaNoWriMo y me ha facilitado el trabajo. El programa cumple con todas las expectativas de un escritor. ¿Qué esperas para probarlo?

© Grisel R. Núñez, 2013