¿Qué hay que tener en cuenta para escribir y publicar un libro? 

  Página 2, un magacín divulgativo de RTVE, nos contestó esta pregunta en la serie El escritor. Consta de la recopilación de consejos de escritores publicados y otros profesionales del libro (editores, ilustradores, agentes literarios). Por si te la perdiste, aquí te resumo cada episodio: 
  1. El argumento: es lo más importante a la hora de escribir. Ten clara la historia que quieres contar. Escribe sobre lo que conoces, sobre las preocupaciones del ser humano. Investiga sobre los temas universales en la literatura. Anota tus ideas en un cuaderno. 
  2. Los personajes: no tienen que parecerse a ti, ni a tu filosofía de vida. Ofrece rasgos generales sobre el mismo para que el lector lo conozca bien. Te darás cuenta de que tienen vida propia (libertad para hacer y deshacer). Evita ser políticamente correcto en la construcción del personaje. 
  3. El escenario: puede ser imaginario o real. Escoge el que te dé más posibilidades narrativas. Aprende a describirlos y a hacerlos verídicos al lector. Es el lugar donde se desarrolla la historia; préstale la importancia que merece. 
  4. La documentación: es el proceso de informarte, de contrastar ideas y conocer el trasfondo histórico. No todo lo que descubras irá a tu escrito, solo te encaminará. Evita poner textos, definiciones o clases de historia en los diálogos. 
  5. La primera frase: debe captar la atención del lector. El primer párrafo debe enamorarte, obligarte a seguir leyendo. Escribe para ti mismo. Si te aburre, aburrirá al lector. 
  6. El género: encasilla el escrito bajo una categoría con características propias, como la novela romántica o la policíaca. No te concentres en el género al escribir. Al final sabrás a cuál pertenece tu escrito. 
  7. Los diálogos: son la voz de los personajes. Evita las repeticiones. Recuerda que, como en una conversación real, debe contener muletillas y reflejar el argot. El diálogo informa sobre la trama y las emociones del personaje; hace avanzar la historia. 
  8. El título: es el eslogan del libro. Uno bueno hará que entres en los escaparates, en la prensa y en el lector. Intenta que no sea explícito, que tenga misterio. Verifica que no haya otro libro con ese título. Para saber si es el correcto, pregúntate: ¿qué define mi libro? ¿qué quiero comunicar? 
  9. El bloqueo: No te quedes mirando la hoja en blanco. Sal a dar un paseo y observa. Si la historia no se deja escribir es que no es el momento o no es la correcta. Deséchala. Recurre a tu libreta de ideas. Recuerda que la autocrítica y la poca confianza pueden provocarte el bloqueo, tanto para escribir como para publicar. 
  10. La logística: es el conjunto de medios y métodos que usas para escribir. ¿Dónde trabajas? ¿Cómo te inspiras? ¿Cuándo es tu mejor momento? A muchos les gusta la música, el ruido de la calle. Otros prefieren escribir aislados, con mucha luz, en una época del año en específico. Es la actitud que tienes al escribir. Son tus manías. 
  11. Las correcciones: deben hacerse antes de publicar el libro. Un error común en el escritor novel es creer que no necesita editar su escrito. Evita el uso de palabras pomposas. No te obsesiones con la forma, sino con contar algo. Corrige cada capítulo luego de terminarlo para que no se te acumule la tarea. 
  12. El final: puede arruinar tu novela. Antes de comenzar a escribir, ten una idea del mismo. Intenta dejar al lector boquiabierto o sorprendido. No fuerces un final feliz, a veces uno negativo puede ser instructivo. Si no sabes cómo sigue la historia, déjala ahí. 
  13. El primer lector: debe ser crítico y sincero, sin ser destructivo. Debe dar una opinión que te ayude a cuestionarte. Prepárate para las críticas. A mucha gente le gustará y a otras no. Elige varias personas para que lean tu obra de forma objetiva y te hagan recomendaciones. 
  14. No todo es novela I: Todo libro tiene un objetivo, una razón de ser, un contenido. Ten en cuenta la coherencia interna y la estructura. Al escribir, no te enfoques en el orden (deja eso para el final). No todos los libros son de ficción; hay de humor, de periodismo, sobre las memorias de una persona… 
  15. No todo es novela II: También encontrarás novelas gráficas o libros de cómic. Para escribir este tipo de obras tienes que conocer el lenguaje y los recursos que usa, además del tipo de lector al que va dirigido. Lo bueno es que aguantan todo tipo de temas. Recuerda que la historia seguirá siendo lo más importante, no las ilustraciones. 
  16. El día después: que terminas de escribir tu novela, ¿qué haces? Terminar un manuscrito te dará felicidad. Brinda para celebrar y busca apoyo emocional. Se aconseja que a mitad del proceso de escritura ya tengas pensada la historia del próximo libro. Esto hará que puedas divorciarte del primero cuando lo acabes. 
  17. El manuscrito: ¿Qué hacer con él? Escribe una carta de presentación y envíala junto con tu manuscrito a las editoriales que publiquen tu género. Prefiere el correo tradicional antes que el electrónico. Cuando presentes tu novela sitúala en un marco (a qué otra se parece, dirigida a qué tipo de lector, dónde se desarrolla, cuál es la trama). Envíalo encuadernado y con las páginas numeradas. Que tenga buena presencia. Saber cómo funcionan las editoriales te ayudará, al igual que tener contactos, ir a presentaciones de libros y actividades literarias. 
  18. El rechazo: de un manuscrito no significa necesariamente que tu libro sea malo. Hay que aprender a soportar las frustraciones. Muchas editoriales envían cartas de rechazo, otras ni siquiera pierden el tiempo en ello. No te desanimes. Continúa intentándolo. Si el libro es bueno, se publicará tarde o temprano. Intenta darte a conocer publicando textos pequeños en revistas o periódicos. Recuerda que la vía de escape es la autoedición y la autopublicación. 
  19. El agente: literario te ayudará a conocer gente, a que lean tu libro, pero no te asegura nada. Muchas editoriales no aceptan manuscritos si no vienen de un agente, ya que buscan algo en específico. Es mejor tener una experiencia directa con el editor, que será quien al final te publicará. Pero encontrar uno bueno es difícil. El mundo editorial es cerrado. 
  20. Los premios: No es aconsejable regar tu escrito por cuando certamen se realice. Si lo haces, escoge los de mayor calidad. No confíes en todos; muchos están comprados o ya se tiene el ganador de antemano. Están los de las editoriales buscando libros inéditos (prefiere estos) y los de las instituciones públicas. 
  21. La edición: de tu obra debe estar a cargo de un editor experimentado, quien hará sugerencias lingüísticas y literarias. La última decisión la toma el autor. Muchos manuscritos que llegan a las editoriales son de muy baja calidad. Antes de enviar el nuestro tenemos que asegurarnos de que lo corregimos lo más que pudimos. 
  22. Portadas y otros textos: Mucha gente se decide a comprar un libro por el envoltorio (título, ilustración, color de la portada y contraportada). Préstale la importancia que merece. Asegúrate de que la biografía de la solapa acentúe tus cualidades literarias. Lo mejor es que el texto de la contraportada lo haga la editorial para no pecar de vanidad o ego. El autor debe aprobar la versión final. Intenta que el prólogo o epilogo sea escrito por otro escritor o profesional del área literaria. 
  23. La promoción: es necesaria para vender el libro. Hoy día se utilizan mucho las redes sociales, bookstrailers, los actos o eventos artísticos. Aún continúan haciéndose anuncios, haciendo presentaciones de libro, entregando copias a libreros y a críticos. El lector está más involucrado, por lo que la conexión personal entre el autor y este le da un valor añadido. 
  24. La publicación: del libro provoca en el escritor la alegría de ver su libro impreso y presentado. Siempre existirá la curiosidad de saber qué opinan o qué tienen que decir los primeros lectores. Cuando se logra esta etapa y ya el libro se está vendiendo, solo hay que continuar escribiendo otro. 
  Si te interesó el tema y tienes tiempo, te invito a ver el programa especial que resume toda la serie en 28:30 minutos. De seguro le sacarás provecho: 


  Por último, no me queda más que aconsejarte que no tengas prisa por publicar. Dedícate a escribir y a perfeccionar tu técnica. Guarda y pule tus escritos. Cuando estés seguro, entonces lánzate a buscar su publicación. De seguro lo conseguirás. 

  ¿Qué más hay que tener en cuenta en el proceso de gestión y edición de un libro?

© Grisel R. Núñez, 2014