Hoy escribo desde otro ángulo, como un libro abierto, para que conozcan un poquito de mí. Resulta que desde hace unas semanas me han llegado comentarios o mensajes privados de algunos lectores pidiendo que me humanice (no sé si es el término correcto). En resumen, quieren conocer a la persona que está detrás de Cafetera de Letras.

  El blog ha evolucionado mucho desde sus inicios y ¡pronto vienen nuevos cambios! También estamos de celebración: con esta se cumplen 100 entradas. Y no es para menos; desde que tomé la cafetera más en serio me ha llenado de satisfacciones. Hoy somos más seguidores, hay mayor actividad en los comentarios y muchas personas me han agradecido por haberlos ayudado en su proceso de escritura. ¿Qué más puedo pedir?

  Hasta me piden que verifique sus escritos, pero chicos... no puedo corregir y dar valoraciones literarias de manuscritos (cuentos o novelas) de forma gratuita; que yo también necesito comer y no es justo que me dedique a esto cobrándoles a unos y a otros no. Las correcciones bien hechas, aquí y en Pekín, se pagan. Es un trabajo arduo y que conlleva mucho tiempo. ¡Ah, y que quede claro! Esto no significa que si quieren compartir conmigo algún escrito no puedan hacerlo. Me encanta leerlos (solo que sin presión).

  Tengo nuevos proyectos en el blog. Pronto (cuando tenga tiempo de terminarlo) comenzaré con el curso de ortografía. Aquellos que no me hayan ayudado con la encuesta, tienen hasta este miércoles para hacerlo, que el jueves vengo con los resultados. También comencé con la propuesta mensual de los disparadores creativos. Muchos ya se han animado a participar. Si todavía no te has enterado, estás a tiempo.

  De que se vienen nuevos proyectos para el blog, se vienen. Así que pónganse los cinturones porque tengo una lista larga de cosas por hacer. Llevaré la cafetera a su punto de ebullición.

  Por cierto, ¿recuerdan el reto de lectura? Pues, para ponerme al día, debo añadir cinco libros:

2014 Reading Challenge

2014 Reading Challenge
Grisel has
read 6 books toward a goal of 24 books.
hide

  • Palabra vivida, Bobye Abid Zabala: un poemario que me sacó las lágrimas.
  • Inferus V3, JC Küdell: una novela corta de zombis que sacó una escritora novel a la que tengo en gran estima.
  • Pandora, Anne Rice: quería leer algo de vampiros y me recomendaron este.
  • Cincuenta sombras liberadas, E. L. James: una amiga me obligó a leer la trilogía completa para comentarla... ¡Puff, qué horrible!
  • La implantación del portafolio electrónico como estrategia de avalúo en el proceso de enseñanza y aprendizaje de la comunicación oral y escrita, Migdalia Santiago Erans: la tesis de doctorado de una exprofesora. (No se asusten, leo de todo.)

  Antes de despedirme, por aquello de abrir mi libro, contestaré algunas preguntas que me hicieron la semana pasada desde el blog literario de Linda Ravstar:

  1. Prefiero (será por costumbre) leer libros en 3ra persona; aunque últimamente me atrae más la primera, al punto de que el 90% de lo que he escrito en este año es en 1ra persona. (Por cierto, pronto comenzaré a publicar una blognovela).
  2. El libro que me hizo amar la literatura fue Cien años de soledad de García Márquez, al cual se le une La celestina de Rojas. La escritura, por otro lado, me la inculcó mi madre, la mujer que más admiro en este mundo.
  3. Cuando escribo suelo escuchar (de fondo) Coffitivity o una compilación que mi esposo hizo con música sin letra y relajante para que yo escribiera. De lo contrario, silencio absoluto.
  4. No tengo una época favorita para leer y escribir; puedo hacerlo en todo el año. Eso sí, que conste que detesto el invierno. Justo estoy preparándome para el que está a punto de comenzar: esta semana toca comprar leña para poder pasarla rico junto al fueguito, un buen libro y una taza de café.

  Como ya ha sido mucho por hoy (esto de ser un libro abierto me complica en ocasiones), lo dejo hasta aquí. ¿Qué te ha parecido mi parte humana? ¿Quieres saber algo más sobre mí? ¿Qué nuevas iniciativas me recomiendas implantar en el blog? Déjame cualquier sugerencia en los comentarios, te leeré y contestaré pronto.

  Y ahora sí que me despido, con café en mano.

© Grisel R. Núñez, 2014