Así es, tal y como lo anuncio en el título, hoy comienza el campamento NaNoWriMo y ¿qué creen? ¡Me anoté!

  Bueno, vayamos por partes. Ya les había explicado lo que era el NaNoWriMo y cómo me preparé para participar en el reto de noviembre. El Camp pretende lo mismo: ayudarnos a escribir o, al menos, completar las historias que tenemos atrasadas. Y como me resultó tan constructivo la experiencia anterior... me vuelvo a apuntar.

¿En qué se diferencia el Camp del NaNoWriMo oficial?
  1. La meta de escritura la establece el escritor. En noviembre el reto es escribir una novela corta (50,000 palabras mínimo). En el Camp puedes escribir un mínimo de 10,000 y el tope lo decides tú. 
  2. Hay total libertad en el formato. Lo que significa que puedes escribir lo que desees: novela, poesía, guión, cuento, escritos académicos... No tienes excusas.
  3. ¡Tiene cabañas! Tendrás la oportunidad de compartir con 11 compañeros, los cuales puedes filtrar según tu categoría o aceptar que te sorprendan en el sorteo. ¿Cuál es la ventaja? Conocerás escritores de otros países y aprenderás de sus técnicas de escritura. 
  Si no te anotaste en el reto de noviembre, ¡esta es tú oportunidad! Mi reto personal es escribir un mínimo de 20,000 palabras de una novela en la que estoy en proceso: Fantasías lúgubres de una gorda.

  ¿Qué esperas para unirte? Te estaré esperando con papel y lápiz a la mano junto a la fogata. ¡No olvides los malvaviscos!