¡Uff! desde hace tiempo estoy diciéndoles una y otra vez que pronto les mostraré los resultados de las Postales Viajeras, con fotos y todo. Pero pasaba el tiempo y no lo hacía. Les confieso que no es hasta ahora que me pongo con ello y es que ¡soy un desastre para la fotografía! No tengo la mejor cámara. La iluminación en mi casa es un desastre. Y soy tan exigente conmigo misma que no quería publicar cualquier cosa.

Pero una tiene que reconocerse, sus talentos y habilidades, así como aquello que no se nos da bien. No quise dejarlo para después y hoy les cuento mi experiencia con la iniciativa de las Postales Viajeras.

Primero vamos a las estadísticas. En total, participaron 56 personas en esta iniciativa, que se dividieron entre 14 países: Ecuador, Chile, Puerto Rico, España, Colombia, Venezuela, México, Estados Unidos, Argentina, Francia, Costa Rica, Perú, Serbia y República Dominicana.

Como vivo fuera de mi país, muchas amistades y conocidos se enteraron de las postales viajeras y, aunque no participaron directamente, me enviaron postales. Creo que fue culpa de mi madre: se le ocurrió que a cada persona que le preguntara por mí le daría mi dirección para que me enviara una postal. :D

Así que el cartero venía a cada rato a mi casa a entregarme postales y cartas (que también recibo muchas porque me carteo con amistades de todas partes). ¿Y sabes qué me pasó? Un día me pidió propina. ¡Sí! Al parecer se cansó de tener que caminar tanto hasta llegar a mi casa cuando a ninguno de los vecinos les llegaba nada, solo facturas a principios de mes. Pues eso, que tuve que darle unas monedas y luego poner un reclamo en la oficina de correos. :/

¿Qué fue lo mejor de la iniciativa? Conocerlos a ustedes. Leer lo que tenían que decirme, los detalles en cada postal fueron increíbles. Saber que me lee gente de tantos países, que están ahí y aunque no comenten mucho, participan de cada locura que se me ocurre. 

¿Qué es lo mejor de tener un blog?
MIS FIELES LECTORES Y SUS COMENTARIOS. 

También debo destacar que no recibí ninguna queja o reclamo. Hasta donde sé, todas las postales llegaron a su destino, aunque algunas tardaron más de un mes. Muchos de ustedes me sorprendieron con regalos hermosos: marcapáginas, fotos, dulces y ¡CAFÉÉÉ! Si pudiera retratar mi cara de felicidad al llegar cada postal, carta o cajita para mí... se sorprenderían de lo niña que puedo llegar a ser.

¡Ah! y también lograron presionarme muchísimo, pues gracias a esta iniciativa me enteré de que algunos me consideran algo así como su terapeuta literaria, un referente en cuanto a su escritura creativa. ¡Aww! qué ilusión me hace el saber que he ayudado a más de uno con algún consejo o explicación. ¡Por ustedes es que estoy aquí!

Y ya, basta de palabrería. Miren que me pongo sentimental y no puedo dejar que vean esa faceta mía. Mejor vamos a lo que vinimos: algunas fotos de las postales. No son las mejores, pero recuerden que no soy buena con la fotografía, así que tengan piedad en los comentarios. 
 
 
Y doy por terminada esta iniciativa. ¿Participaste de las Postales viajeras? ¿Tu postal salió entre las fotos? ¿Qué te pareció la experiencia? ¿Qué me aconsejas hacer con todas las postales? Y por último, ¿qué iniciativas nuevas me propones tener en el blog?
Image and video hosting by TinyPic