Así, como quien no quiere la cosa, me topé con una noticia interesantísima. El título me llamó la atención (me dejó patidifusa); me invitaba a tomar una siesta de café. Sabes que adoro las siestas y que soy adicta al café, así que no pude evitarlo y ¡a leer!

No sé si te ha pasado, pero cuando llegan las 3:30PM, me entra la flojera y, por más que quiera trabajar, estar alerta o concentrarme, necesito una inyección de energía directa a la vena. Cuando estoy sumamente ocupada por el trabajo –justo en estos momentos me tomo un descanso para contarles esto–, me tomo una buena taza de café, bien cargado, y sigo con mis actividades. 

Y cuando puedo tomarme un descanso, duermo una siesta de media hora y despierto súper despejada para continuar con mi trabajo (no sin antes hacerme igual una taza de café y comerme unas galletitas).

Pero qué si les cuento que es mejor hacerlo al revés. O sea, tomarte una taza de café y luego ir a la siesta. (o.O) Parecería lo más ilógico del mundo, pero no. Estudios científicos aseguran que las siestas de café funcionan mejor que tomarte el café por separado a la siestaEspera que te explique y le encontrarás toda la lógica.

Resulta que si tomamos cafeína y después vamos a la siesta, el cerebro podrá maximizar su estado de alerta, por lo que tendrás mayor concentración y capacidad de retención. Incluso, hay menos probabilidades de cometer errores. Es como si se hubiesen puesto de acuerdo (las siestas y el café) para funcionar mejor cuando las tomas al mismo tiempo. Tus capacidades cognitivas funcionarán mejor.

Pero hay toda una ciencia detrás de esto, así que no te lo tomes a la ligera. Acá todos sabemos lo que provoca la cafeína en el cuerpo y también los beneficios de la siesta, así que no entraré en esos detalles. El punto es que cuando la cafeína llega a la corriente sanguínea y luego al cerebro, choca con una molécula que genera el descanso. La cafeína interrumpe su función y por eso, luego de tomar café, se nos quita el sueño (a algunos ya no nos pasa nada, somos inmunes).

Para que esto suceda, hay que darle unos 15-20 minutos al cuerpo para actuar, así que tenemos justo este tiempo para tomarnos el café, irnos a la cama y quedarnos dormidos.

¿Cómo tomar una siesta de café?
  1. Te preparas un rico cafecito y te lo tomas (que no esté hirviendo porque te tardarás y ya no funcionará).
  2. Te vas a la cama, al sofá, a donde gustes tomar la siesta. Cierras los ojitos y bailas con Morfeo.
  3. ¡Despierta! Sí, es la peor parte, pero es una siesta, no dormir por horas, que de lo contrario no funciona. Así que lo mejor es poner una alarma. :P
Es fácil y, lo mejor de todo, ¡funciona! No voy a recomendarte nada que no haya probado antes, así que tienes de primera mano mi recomendación. Tomar la siesta nos sigue trayendo todos los beneficios de siempre, pero tomarnos la cafeína antes hace que ambas se manifiesten en su máxima expresión. ¡Cómo no me enteré antes!

Así que ahora que estás enterado, no tienes escapatoria. ¡Pruébalo! y si te funciona, me cuentas. Creo que es ideal para esos días en que tenemos que estar estudiando, trabajando, escribiendo o en actividad durante muchas horas, pues hace que funcionemos mejor.

¿Acostumbras a tomar siestas? ¿Tomas un coffee break en la tarde? ¿Qué opinas de las siestas de café?
Image and video hosting by TinyPic