¡Hola, hola! Volvemos a la carga con la autopublicación en papel, que tantas expectativas ha generado. La semana pasada vimos los primeros pasos –la corrección general y la búsqueda de editoriales–; y sobre este último punto quiero hacer una aclaración: no es lo mismo que una editorial te publique a otra que te autopublique. La primera lo hará porque genuinamente está interesada en tu trabajo, tendrás un contrato editorial y te pagarán para que, por favor, les permitas publicar tu obra. Pero en la segunda eres tú quien pagará para que publiquen tu libro. Es decir, tú le pagarás a la editorial para que ponga su sello en tu libro, lo maquete, haga el diseño, lo promocione y lo saque a la venta en distintos lugares. ¿Se entiende? 

Respecto a lo que nos concierne a esta entrada, hoy hablaremos sobre lo que sucede cuando ya hemos encontrado la editorial con la que queremos autopublicar y hemos contactado con ella. Además, hablaremos sobre el contrato editorial y sobre algunos detalles que debes tener en cuenta antes de dar el visto bueno de tu libro. :) 


El contrato y el proceso editorial 


Una vez hayas encontrado una editorial que se adapte a tu presupuesto y que te convenza, el primer paso es la firma del contrato editorial. Rechaza cualquier editorial que no te dé un contrato, pues este es sinónimo de profesionalidad y seriedad. En este documento se establecen tus derechos respecto a la obra, los servicios que contratas, los pagos, el número de ejemplares… En definitiva, todo; es el compromiso de ambas partes. Por tanto, léelo con calma y no firmes nada a no ser que estés completamente seguro de lo que conlleva. 

Si tienes dudas sobre algún punto, ponte en contacto con una persona que tenga conocimientos sobre el tema. No te aconsejo hacerlo con la propia editorial, pues aunque lo esperado es que aclaren tus dudas y te ayuden, si te contactas con una editorial pirata, al verte confundido, les darás todas las herramientas para estafarte. 

Lo normal es que al tratarse de una autopublicación te quedes con todos los derechos de tu novela (recuerda haber reconocido su propiedad intelectual antes). En otras palabras, el contrato servirá más como un recordatorio de los pagos y los servicios que has concertado. 

Una vez ambas partes hayan firmado –si es una editorial seria te pedirá que se lo envíes en papel y firmado por carta y te lo devolverán de igual manera, incluso puede que vayan ante un notario a legalizar el contrato–, guarda el documento en un lugar seguro. ¡Es tu salvavidas en caso de que surja alguna irregularidad! 

Después de esto se iniciará la maquetación digital del libro. Lo ideal es que la editorial te enseñe cómo va quedando –las galeradas- y que tú puedas opinar y sugerir cambios en la diagramación. Harás lo mismo con el diseño de la portada. Lo correcto es que el autor apruebe cada cambio que se haga en el libro. Eres tú quien paga por el servicio, entonces eres tú quien debe estar satisfecho. Eso sí, déjate llevar también por las recomendaciones de los profesionales en el área. 

Cuando la diagramación y el diseño estén listos, pide la maqueta del libro para una corrección final. Se supone que te entreguen el libro tal como quedará cuando lo impriman. Fíjate en los errores de maquetado o en el diseño, pero también lee por última vez el libro y verifica línea por línea que no se haya colado alguna errata o que haya, por ejemplo, palabras juntas a consecuencia del cambio de formato.

Cuando hayas acabado la revisión de galeradas y des el visto bueno, enviarán tu libro a imprenta y, a partir de ahí, solo deberás esperar a que te los envíen a casa o a que ellos comiencen a venderlo (según lo hayas establecido en el contrato). Créeme cuando digo que serán días de estrés que solo pasarán cuando, por fin, tengas tu libro en tus manos.

¿Conoces alguna editorial digital que ofrezca los servicios de autopublicación?
¿Quieres que te enseñe a elaborar o entender un contrato editorial?
¿Qué parte del proceso editorial te confunde más?
No olvides aclarar tus dudas en los comentarios y compartir en tus redes sociales. ¡Besos!
Image and video hosting by TinyPic