Varias veces me han pedido, ya sea por comentarios en el blog o por mensajes en la página del Facebook, que les dé algunas recomendaciones para escribir microcuentos. Lo primero es saber de lo que hablamos: un microcuento, también conocido como micro-relato o híper-breve, es un texto literario que narra una historia condensada. No importa el género, solo la extensión. Comenzaron con 250 palabras como máximo, pero actualmente –incluso en los concursos- no sobrepasan las cien. Aquellos más experimentados logran excelentes obras en una sola línea.

Seis consideraciones para escribir microcuentos:

  1. Recuerda que un microcuento es una historia que necesita muy pocas palabras para ser contada. NO es el resumen o la sinopsis de una obra más larga. 
  2. El objetivo es contar una historia, por lo que debe tener, como todas, un planteamiento, un nudo y un desenlace. 
  3. Por su extensión, suele ocurrir en un solo ambiente o escenario, pues transcurre poco tiempo entre el inicio y el final. 
  4. Lo ideal es un solo personaje. Dos te dan variedad y dinamismo. Tres son multitud. 
  5. No escojas el título al azar. Este es tan importante que debe ser parte de la historia: añade información y le da forma. 
  6. Busca siempre la originalidad. Aunque dicen que todo ha sido contado, innova en tus escritos, narra desde otra perspectiva y huye de lo que cuenten los demás. 
Gracias a las redes sociales se ha puesto de moda el escribir microcuentos. En solo 140 caracteres escriben una historia, la publican y esperan la reacción de los seguidores. Te sorprenderá saber que a las personas les encanta, ¡incluso a los que no son lectores! Esta técnica te puede ayudar mucho a darte a conocer como escritor.

Si tus microcuentos son buenos, serán compartidos y tus seguidores te promocionarán (indirectamente) en sus muros. Escribas lo que escribas, publiques donde publiques, utiliza esta técnica para captar la atención del lector y hacerlo leer tu obra. 

Puedes utilizar tus propias experiencias del día a día para contarlas en pocas palabras y de forma entretenida. Crea un estilo propio o, lo que es mejor, crea un personaje y ve contando diversas historias o vivencias de este. Haz que opine sobre los problemas de contingencia. Utiliza el sarcasmo, la ironía o el humor. Que en cada microcuento vaya evolucionando.

Los microcuentos no solo son un proyecto personal y literario, fácil de escribir y de corregir, también son un enganche excelente para darte a conocer como escritor, como expliqué antes, así todavía no hayas publicado una obra más extensa. Aquí lo importante es que comiencen a leerte y, que en pocas líneas, cautives con tu palabra.

¿Te atreves a comenzar a escribir microcuentos y publicarlos en tus redes sociales? Te reto a hacerlo al menos una semana, un microcuento por día, y etiquetar a la Cafetera de Letras en tu publicación. ¡Quiero leer tus creaciones y comentar! 

¿Escribes microcuentos? ¿Aceptarás el reto? ¿Tienes algún otro consejo que darnos?
Image and video hosting by TinyPic