En las últimas semanas he estado explicando ciertos aspectos a tener en cuenta sobre el trabajo de los escritores por encargo. En los comentarios se ha visto de todo: algunos están en contra de este servicio, otros lo están ejerciendo o lo han utilizado, y unos cuantos más quieren comenzar a generar ingresos de esta forma (aunque todavía no tengan muy claro cómo hacerlo). Y para aquellos a los que les interesa este tema es la entrada de hoy, pues explicaré cuáles son las habilidades y competencias mínimas que debe tener todo escritor por encargo.

¡Ojo! Advierto que estas son las cualidades que yo, dejándome llevar por mi experiencia, reconozco como básicas en este oficio. No es que me he dejado llevar por una pauta establecida, al contrario, lo que quiero es que todo aquel interesado pueda determinar si, en efecto, es competente o no para esta tarea. Pues de nada vale que nos dediquemos a algo que no deja satisfacción alguna o que hacemos con dificultad. ¿Comenzamos?

1. SABER ESCRIBIR BIEN
Tienes que dominar las reglas de escritura del idioma en el que escribes. Es decir, sin tener faltas ortográficas o gramaticales, porque no pretenderás que después de pagarte a ti, un cliente también le pague a un corrector para que corrija tu texto. Debes escribir coherentemente, de forma clara y precisa. Decir más con menos, conocer las técnicas o recursos literarios y saber cómo aplicarlos. Y sin irme más lejos, tu escritura debe ser atractiva, lograr que el lector continúe leyendo. 

2. DE ESCRITURA VERSÁTIL
Debes tener la facilidad de imitar estilos y voces discursivas de otros, pues te pueden pedir que mantengas una línea editorial o que continúes con el trabajo que comenzó otra persona. Por otro lado, tus textos no deben parecerse entre sí. Que el lector no se dé cuenta de que el escritor de una página escribe igual que el de otra, con las mismas muletillas y frases hechas. El texto debe mantener la forma establecida por el cliente. 

3. TENER LOS RECURSOS TECNOLÓGICOS BÁSICOS
Me refiero a un ordenador en óptimas condiciones que puedas usar en el momento en que lo necesites y que tenga un procesador de textos, así como acceso a la web. Y lo más importante, saber usarlo. De nada te vale no saber cómo navegar por internet para buscar información confiable. ¡Ah! y que conste que te vendría de maravillas aprender mecanografía. 

4. GUSTAR DE TODO TIPO DE LECTURA
Para escribir por encargo, en la mayoría de los casos, debes leer distintas fuentes bibliográficas para orientarte sobre el tema. Y depende del trabajo, puede que tengas que leer hasta libros completos para poder llevarlo a cabo, como en los textos académicos (tesis). Si no te gusta algún tema en específico, entonces no aceptes trabajos relacionados con el mismo. Por ejemplo, yo no trabajo con nada relacionado a la química o física.

5. SABER SEGUIR INSTRUCCIONES
Si tu cliente te dice que debes escribir un texto de un tema en específico y con una extensión dada, tienes que cumplir con lo establecido. No puedes, a mitad de camino, utilizar un estilo cómico en un texto periodístico o terminar escribiendo dos mil palabras cuando te pidieron mil quinientas. El cliente paga por «algo» y es «algo» lo que le entregarás.  

6. CUMPLIR CON LOS TIEMPOS ESTABLECIDOS
Aprende a conocer cuánto tiempo tardas en escribir un texto dependiendo de sus particularidades, pues eso te ayudará a saber cuándo puedes entregarlo. Si fallas en los tiempos acordados, eres tú quien queda mal y ese cliente no volverá a requerir de tus servicios. Recuerda no aceptar más trabajos de los que puedes hacer en un tiempo establecido.

7. NO TENERLE MIEDO A LA PÁGINA EN BLANCO
Te comprometiste a ofrecer un servicio y harás lo mejor que puedas, superando incluso tus expectativas. Un escritor por encargo no tiene problemas para escribir la primera oración de un texto. No se excusa bajo la falta de ideas. Es profesional, así que escribe lo que le encargan y punto, sin procrastinar tanto. 

8. NO TENER PROBLEMAS CON LA INVISIBILIDAD
Recuerda que un escritor por encargo no tiene protagonismo. Venderás tu trabajo y nadie sabrá que lo hiciste tú. Punto.

Como ves, no es tanto pero tampoco es poco. Tener un título profesional siempre te ayudará, y conocer cómo promocionarte, también. Siempre que te sea posible puedes crear un portafolio/perfil con tu experiencia como redactor. Aunque no todos los textos se puedan mostrar, deberías tener un ejemplo del tipo de trabajo que realizas. 

Por otro lado, siempre es bueno que te mantengas al tanto de las nuevas normativas que regulan la escritura, así como de cualquier herramienta de trabajo que requieras como dominar las normas APA y MLA. Y si conoces personas que se dedican a esto, mejor. No solo puedes generar contactos, sino que tendrás a la mano una red de profesionales del área con los cuales colaborar o salir de dudas.

¿Te sientes capacitado para convertirte en un escritor por encargo?
¿Qué otras herramientas o habilidades añadirías a la lista?

Image and video hosting by TinyPic