Como los viernes anteriores, hoy tenemos una nueva colaboración. Esta vez viene de la mano de Delfina Dolcemáscolo, quien nos comparte sus conocimientos por primera vez. Y qué mejor forma de hacerlo que mezclar nuestras dos grandes pasiones: la escritura y la lectura. Si te gusta la primera, debes comenzar a leer no solo por placer, sino ir más allá y buscar qué elementos puedes adoptar o utilizar en tu escritura. Pero no me adelanto, que de esto se encargará nuestra colaboradora. :)


Querido lector, hoy quiero hablarte sobre cómo podemos encastrar la lectura con la escritura para así poder experimentar un proceso creativo diferente y fructífero. Pero antes de comenzar, quiero agradecerle a Grisel por la gran oportunidad que me ofrece de poder participar en su maravilloso blog y a ti, por leerme.

Como todo buen escritor, debes acostumbrarte a leer seguido y a experimentar variedad de géneros y autores. Te será de mucha ayuda mantener la mente abierta y no prejuzgar ni autores ni temáticas

Una buena idea es visitar una biblioteca para poder disponer de más cantidad de libros. Al elegirlos, deja que tu intuición te guíe. No leas solo los bestsellers, anímate a probar. ¡Ah! y presta especial atención a los libros que te lleguen de manera «casual». Por algo suceden las cosas y algo tiene para enseñarte ese libro, no lo dejes pasar. 

Al leer encontrarás otras maneras de expresarte, ampliarás tu vocabulario y tu imaginación, mejorarás tu ortografía y expandirás tu conocimiento. Además, la lectura es relajante y reduce mucho el estrés, por lo que podrás encontrarte mucho más motivado para escribir, y con la creatividad a flor de piel. 

Luego, si encuentras algo que te dé muchas ganas de ponerte a escribir o algún autor que te cause admiración, toma conciencia de eso que te llama la atención, que te inspira, que te motiva. Y es que además de leer, no debes dejar de lado la práctica de la escritura. Establece horarios y organiza tus actividades, porque ambas cosas deben estar presentes en tus hábitos cotidianos. Recuerda: «la inspiración tiene que encontrarte trabajando». 

Asimismo, puedes buscar textos que traten sobre la escritura, la creatividad o la inspiración; es importante que aproveches cualquier tipo de libro al momento de crear. 

¿Qué elementos tener en cuenta en el nuevo modo de lectura? 
  • Cómo aborda los temas el escritor. 
  • Cómo atrae la atención del lector. 
  • Qué maneras de escribir son las que te gustan y cuáles no. 
  • Qué te hace sentir el texto. 
  • Cómo construye y describe los personajes a lo largo de la obra, así como también los lugares y las épocas. 
  • El desarrollo de la trama, los nudos y los desenlaces. 
Considera también el contexto en el que fue escrito el libro: tiempo, espacio, ideologías del escritor, entre otras. Averigua sobre la vida del autor y su manera de escribir, su forma de inspirarse y sus preferencias. Después, colócate en su lugar: si tuvieras que transmitir eso, ¿cómo lo harías? ¿Te gustaría tomarlo como ejemplo o diferenciarte? La manera de tratar los diferentes temas, ¿te parece adecuada? Recuerda que también puedes imitar o practicar los hábitos de los grandes maestros al momento de sentarte a crear. 

Todo esto te ayudará a encontrar tu propio estilo, tomando como modelo lo que te gusta y evitando lo que no; pero así como debes experimentar diferentes géneros y temáticas en la lectura, es bueno hacerlo también en la escritura. 

Te propongo un ejercicio: visita una biblioteca (o librería) y toma el primer libro con tapa verde que encuentres. Léelo –como estuvimos comentando a lo largo del post– y toma nota de lo que te llame la atención o en lo que crees que te puede ayudar en el proceso creativo. Luego, siéntate a escribir, con las ideas del libro frescas en la mente. Si estás bloqueado, busca en la página 37, la penúltima oración y utilízala como disparador. 

¡Espero que lo pruebes y que nos cuentes tu experiencia! Quiero leer tus comentarios y saber cómo encastras la lectura con la escritura. :) 


Acabo de ir a mi biblioteca y agarré el primer libro con tomo verde que vi: «Pecar como Dios manda». Me lo regaló una colega para las vacaciones de invierno y no me interesó leerlo, así que lo dejé en el rincón y lo olvidé hasta este momento. Y ahora me pregunto, ¿tendrá algo que enseñarme este libro?, ¿será que no debo descartarlo por no atraerme la temática, el género, la sinopsis, el autor?

Fui a la página indicada y hablaba sobre el adulterio femenino y masculino por causa del aislamiento entre las parejas. ¡Madre mía! El libro sigue sin llamarme la atención, pero seguiré el consejo de Delfina y lo leeré. Tal vez, muy en el fondo, su contenido me puede ayudar en mi proceso de escritura. Uno nunca sabe... al final, tal vez sea una referencia sobre cómo no escribir uno. ¿Qué piensas tú?
Image and video hosting by TinyPic
Nota: Esta colaboración fue hecha por Delfina Dolcemáscolo.