¡Hola! Bienvenido al blog donde los amantes de la escritura aprenden a dominar el arte de contar historias mientras se toman una tacita de café.



Cargando...

Cafeteros

La regla de tres


Cuando corrijo una novela, en ocasiones me doy cuenta de que el autor comete un error básico en la construcción de su historia: o hace que el protagonista tenga tantos problemas y cometa tantos errores que terminamos odiándolo, o le hace el camino fácil y, ante el primer problema, aparece de la nada la solución esperada. En la primera opción tenemos a un torturado al cual le pasan tantas cosas que termina dándonos pena, en lugar de sentirnos identificados con él. En la segunda, tenemos al típico personaje que detestamos -incluso en la realidad- porque su vida es fácil, pues jamás sufre, sino que las soluciones le caen del cielo sin siquiera pedirlas. 

Para evitar ambos extremos, hay una simple regla que puede ayudarte en la construcción de tus personajes. Se llama la regla de tres y es lo que pretendo explicarte en esta entrada. ¿Quieres saber cómo el número tres puede ayudarte en tu escritura?


Safe Creative vs. Creative Commons


Reconocer la propiedad intelectual e inscribir la obra son dos tareas que atormentan a un escritor. ¿Habrá diferencias entre ambas? ¿Será necesario hacerlo? ¿Cómo lo gestiono? ¿Cuál es el costo? ¿Qué debo hacer si publico por internet? Estas son solo algunas de las preguntas que te haces y, para contestarlas, buscas información. Como resultado, encuentras (o te aconsejan) Safe Creative y/o Creative Commons. Pero, ¿sabes la diferencia entre ambos? Si la respuesta es negativa, quédate a leer, pues intentaré aclararte algunas dudas.