Año tras año todas mis resoluciones van de la mano con mi pasión (y obsesión): el oficio de escritor. Este 2016 no podía ser diferente. :) Pero llegó el año y todavía no tenía decidido qué hacer… hasta que me di cuenta de que tiene 366 días. ¡Una oportunidad más para mejorar en la escritura! Y justo se me prendió el bombillo: #Desafío366

Si sigues este blog es porque te gusta la escritura (aunque no le estés dedicando todo el tiempo que merece) y quieres perfeccionarte en el oficio. Imagino que también querrás tomar acciones este año para lograrlo. Si no sabes cómo, este desafío es la respuesta; así que te lo explico. 

#Desafío366 no te obligará a cumplir con una meta de escritura diaria. Tampoco te quitará el tiempo que no tienes. Mucho menos pretende generarte estrés. Lo que te propongo es que día tras día hagas algo que te ayude a mejorar como escritor. Ayer ya te interesaste en el desafío y aceptaste el reto incluso sin saber bien de qué se trataba (lo comenté por Facebook); y hoy comenzarás de lleno.

¡Ojo! El #Desafío366 es para que lo hagamos en conjunto, por eso tiene el hashtag. La idea es que puedas comentar al respecto en tus redes sociales y hasta subir fotos para ir compartiendo durante el año todo lo que haces para mejorar como escritor. Muchas veces comenzamos con todo el ánimo y a mitad de camino nos agotamos y dejamos de lado las resoluciones propuestas. De esta forma, nos obligaremos a compartir con otros nuestro avance. :) 

Y no, no tienes que publicar una imagen o hacer un comentario diariamente (al menos yo no lo haré). Pero semanalmente sí que puedes subir algo y enlazarnos con los hashtag #Desafío366 y #Cafeteradeletras. Ya sabes que puedes seguirme en Facebook y en mi Instagram personal me consigues como griselrnunez. Y aunque no tenga Twitter (que no dispongo del tiempo suficiente), ¡puedes llevar el desafío allá también! 

Como lo prometido es deuda, aquí te dejo un listado con todo lo que puedes hacer diariamente para mejorar como escritor este año. 

1. ESCRIBIR: Pareciera mentira pero, sí, lo primero es escribir. No siempre tiene que ser ficción, tal vez puedes reflexionar sobre un tema, utilizar la escritura de forma terapéutica, hacer anotaciones respecto a un tema ¡y hasta cuentan los textos académicos! El punto es escribir; sea lo que sea, te ayudará a mejorar tu discurso. Pero ojo, la escritura debe ser consciente, no te engañes diciendo que escribiste un día y solo hiciste la lista de compras. 

2. LEER: Va de la mano, lo sabes. Acostumbramos a leer por placer, pero te propongo una lectura crítica. Discute con el autor. Analiza las técnicas o elementos que utilizó. Mejora las ambientaciones o descripciones. Relaciónate con la caracterización de los personajes. Anota las oraciones que te provocaron algo. Corrige la ortotipografía y el estilo. Fíjate en las incongruencias. Lleva un diario con tus observaciones. Sea el texto que sea, critícalo. 

3. REESCRIBIR: Si eres como yo, tienes un montón de textos acumulados por aquí y por allá. ¡Incluso de tus inicios en el arte de escribir! Retoma las poesías, los cuentos, las cartas, lo que sea, y reescríbelo. Todo borrador necesita reescritura. Puede que te sorprendas de las buenas ideas que tuviste o que te avergüences por haber escrito un disparate. Todo ayuda, no descartes nada. Lo que escribiste ayer, hoy lo puedes mejorar con la reescritura. 

4. CORREGIR: Obvio, ¿no? Todo texto necesita corrección. Busca los errores ortográficos, gramaticales, de puntuación, ¡pero sobre todo los de estilo! Que no haya incongruencias en el argumento. No dejes preguntas o problemas sin resolver. Corrige con juicio, pues siempre hay algo que debes mejorar. No peques de prepotente pensando que tu texto está en perfecto estado. Y si puedes corregir lo escrito por otra persona, hazlo, que también te ayudará a perfeccionar tu escritura. 

5. TRANSCRIBIR: Si tienes textos escritos en papel o en hojas sueltas, no te arriesgues a perderlos o a que alguien los tire a la basura. Transcribe al computador, así sea todo un cuaderno. El ejercicio te ayudará a reescribir y corregir, pero también guardarás en una carpeta todas tus creaciones, que buenas o malas, son parte de tu proceso. 

6. DOCUMENTARTE: Acostúmbrate a investigar. No escribas dejándote llevar por lo que tú crees que es, mucho menos basándote en prejuicios. Si en tu obra hay un extranjero, busca información sobre su cultura, su forma de hablar, sus costumbres. Si se desarrolla en época de guerra o subdesarrollo, verifica cómo eran las construcciones en ese entonces, la forma de vestir, lo socialmente aceptable. Se escribe lo que se conoce, que es tu entorno; para salir de ese pequeño espacio tienes que documentarte. 

7. BOSQUEJAR TU HISTORIA: ¿Tienes una idea en mente pero no tienes tiempo para desarrollarla? Anota el argumento en un papel o, lo que es mejor, estructura la historia escena por escena o capítulo por capítulo. Esto te ayudará a tener una guía para dejarte llevar cuando escribas y te dará un panorama más amplio sobre la historia. 

8. VER SERIES Y PELÍCULAS: Te sirve para generar ideas, para analizar cómo se construyen los diálogos, para aprender a captar la atención del lector y jugar con la línea argumental.

9. DISPARADORES CREATIVOS: Cada tanto tiempo dejo en el blog un ejercicio de escritura y en la web puedes encontrar montones. El día que no sepas qué escribir, utiliza un disparador creativo y practica alguna técnica literaria

10. SALIR A TOMAR UN CAFÉ: Toda relación exitosa y duradera requiere tiempo. Invita a un amigo, conocido o familiar a tomar un café. No solo te relajarás y fortalecerás la relación, sino que conversarás sobre distintos temas que te servirán de argumento o inspiración. 

11. VIAJAR: A otra ciudad, a otro país, a la luna si quieres, pero viaja. No te quedes siempre estancado en el mismo lugar. Muévete y conoce otros espacios. Observa con detalle, pues encontrarás una persona o situación que merezca ser escrita. Tira fotos, haz preguntas, imagina que eres un niño explorador. 

12. CAMINAR REFLEXIVAMENTE: Lo hacemos todos los días, de aquí para allá, pero estamos tan estresados que no aprovechamos ese tiempo. Piensa en la historia que quieres escribir, en los personajes, en cómo resolver un conflicto… ¡sueña despierto! (Aunque también puedes solo caminar o ejercitarte para relajarte.) 

13. ESCRIBIR EN UN DIARIO: Muchos llevan un diario de vida. Si lo haces, escribe lo que te sucede y tus reflexiones en tercera persona, como si no fueras tú. ¡Ah, y no olvides darle color!, es decir, exagera un poco las cosas, detalla la verdad a medias. Recuerda que toda persona tiene un bestseller en sus manos si supiera cómo escribir su vida. 

14. ¿DIARIO DE IDEAS LITERARIAS?: Si no te gusta la idea anterior, entonces lleva un diario donde anotes algunas situaciones que le pasan a otros o que te enteras, donde crees personajes y los caracterices, donde detalles ambientaciones. Puedes incluso pegar imágenes o recortes de periódicos. Lo importante es que anotes todas las ideas literarias que se te ocurran y que construyas elementos que en el futuro puedas usar para escribir. 

15. PARTICIPAR EN BLOGS DE ESCRITURA: Hay muchos, comenzando por este. Lee las entradas que publica y comenta, no solo estarás interactuando con otro amante de la escritura, sino que aprenderás algo (aunque sea pequeñito). 

16. LLEVAR UN MURO LITERARIO EN LAS REDES SOCIALES: Todos los días publicamos algo, sea una tontera o no. Aprovecha la instancia para escribir un microcuento, un diálogo, una reflexión… No escribas por escribir, busca la instancia en todo momento de utilizar la palabra de forma creativa. No solo te perfeccionarás, sino que recibirás más comentarios y likes. :) 

17. AUTOEVALUAR EL PROCESO: Analiza cómo vas mejorando como escritor cada cierto tiempo y establece metas. Tal vez debas mejorar tus diálogos o necesites aprender a describir sin llegar al aburrimiento. Evalúate y toma decisiones a corto plazo. 

18. ESTABLECER UNA RUTINA: Proponte que todos los días escribirás veinte minutos o que durante una semana escribirás tres horas diarias. La rutina que sea te servirá a acostumbrarte a escribir, que sea parte de tu diario vivir. 

19. COLABORAR CON EL BLOG: Sabes que las puertas están abiertas para que publiques en Cafetera de Letras. Te sirve para escribir, compartir tu conocimiento, interactuar con otros y darte a conocer. Si quieres saber más, pincha aquí

20. PARTICIPAR EN CERTÁMENES Y CONCURSOS: Te dan unas bases y debes programarte para seguirlas. Tal vez logres terminar un reto (como el NaNoWriMo) o no, lo importante es crecer como escritor, así sea a paso de tortuga. 

21. UTILIZAR UN PROGRAMA O APLICACIÓN PARA ESCRITORES: Algunos te facilitan la escritura y su organización, como Scrivener, y otros te ofrecen ejercicios para que hagas diariamente. Incluso puedes aprender a maquetar un eBook

22. PARTICIPAR DE UN TALLER DE ESCRITURA: Si no hay uno en tu ciudad, en Internet encuentras muchos. Los hay pagados y gratuitos, teóricos y prácticos. No pierdes nada con participar, hasta el más malo te enseña cómo no debes escribir

23. TOMAR UN CURSO: Puede ser de escritura o redacción, de corrección, de estilo, de márquetin o emprendimiento, y hasta cómo organizar tu tiempo. 

24. CONTRATAR MIS SERVICIOS DE COACHING: Te ayudaré a mejorar en tu proceso de escritura, a terminar por fin de escribir el libro que te tiene estancado o te daré las bases para que comiences con ese proyecto que tienes pensado desde hace tiempo. Pincha aquí y descubre cómo más puedo ayudarte. :)

25. ANALIZAR FRASES: Todos los días suben a las redes sociales frases de diverso tipo. Reflexiona sobre estas en un breve texto o comentario.

26. BUSCAR UN PARTNER: Busca otra persona que esté interesada en participar del #Desafío366 y trabajen en conjunto. Cuando tienes a otra persona que espera que hagas algo, no hay cómo no cumplir. Se motivarán, trabajarán en equipo y aprenderán de los errores y éxitos del otro. 

27. SI TIENES UN BLOG, ¡CREEMOS UN PROYECTO!: Tal vez te interese trabajar conmigo en un proyecto de escritura o literario donde todos participemos, tanto tus seguidores como los míos. Si es así, solo escríbeme y lo organizamos. 

28. ANOTAR NOTICIAS INSÓLITAS: No hay nada más increíble que la vida misma. Guarda toda noticia o situación, de cualquier parte del mundo, en un cuaderno. Nunca sabes cuándo esta puede servir de idea o disparador para crear una obra. 

29. OFRECER UNA CHARLA O TALLER: Contagia a otros con tu pasión por la escritura. No solo estarás haciendo un servicio comunitario y compartiendo tu conocimiento, sino que aprenderás del proceso y reforzarás tu compromiso con la escritura. 

30. CREAR UN CLUB DE LECTURA: Entre tus amigos o familiares, decidan un libro que leer en conjunto y luego reúnanse un día para comentarlo mientras se toman unas copas de vino. Puede ser un libro al mes o tal vez los cinco libros de un escritor en específico. Ustedes deciden. 

31. ESCUCHAR MÚSICA: Déjate llevar por el ritmo y la letra, y crea una historia o poema al respecto. Si no tiene letra, mejor. Escribe sobre lo que te provoca la música, según el tono y la ambientación que generan los instrumentos. 

32. ORGANIZAR TUS IDEAS: Si tienes una pequeña que se te acaba de ocurrir, anótala y elabora una tormenta de ideas. De esta forma, multiplicarás las ideas hasta que tengas una base sólida para escribir una historia. 

33. ENTREVISTAR A OTRAS PERSONAS: Sobre todo si son ancianos o si han tenido una vida complicada. Pregúntales sobre los viajes que han hecho, lo que les ha sucedido, las reflexiones o experiencias, los desencantos y amarguras, los logros y las risas. ¿Por qué estuvo preso? ¿Cómo era la vida en su niñez? ¿Qué sintió al tener un hijo? No descartes nada, todo puede servir en algún momento. 

34. DESARROLLAR VOCABULARIO: Busca palabras al azar en un diccionario y conoce sus definiciones. También puedes buscar sinónimos y antónimos de conceptos. Escribe algún verso u oración donde lo ocupes, para que vayas internalizando la palabra. 

35. USAR LOS MITOS Y LAS LEYENDAS: Investiga acerca de esas historias e inspírate en ellas para crear una nueva o cambiar los finales. 

36. ANOTAR LOS SUEÑOS: Siempre que te acuerdes, anota lo que sueñas. Mientras dormimos podemos generar miles de historias que luego desarrollaremos. 

37. JUEGOS DE INGENIO: Ejercita la mente siempre que puedas. Hay muchos juegos de palabras buenísimos. No descartes los matemáticos, ¡tampoco los videojuegos! 

38. APRENDER A HACER UN LIBRO ARTESANAL: No solo estarás haciendo una artesanía, sino que tendrás la oportunidad de conocer las técnicas de las editoriales cartoneras. ¡Una maravilla! Así podrás autopublicar algún fanzine, incluso regalarle a un familiar un cuento escrito por ti. 

39. DIBUJAR: Dale forma a ese personaje que acabas de crear. Diseña vestimentas, objetos o signos importantes. Dibuja las ambientaciones o lugares donde se desarrolla una historia. 

40. ESCRIBIR EN PAREJAS: Escribe una historia y dásela a otra persona para que la reescriba o la continúe. Puede ser por escenas o capítulos, pero también oración tras oración. Hay incluso novelas que se han escrito entre dos o más personas. Si lo deseas, puedes entrar en un proyecto de escritura con un amigo. Es todo un reto, pero aprenderás muchísimo. 

Como ves, te doy cuarenta opciones. En estos 366 días puedes ocupar estas propuestas o las que tú desees. Lo importante es que hagas algo diariamente para que vayas mejorando paso a paso en el oficio de escritor

Te aconsejo anotar en una agenda lo que vas haciendo diariamente. ¡O utiliza las redes sociales que para eso están! Así lograrás que otros se motiven a participar contigo. Y no olvides usar los hashtag #Desafío366 y #Cafeteradeletras

¿Aceptas el desafío o seguirás poniendo excusas? 
No olvides comentar y compartir. 
Te deseo un feliz año 2016.

Image

NOTA ACLARATORIA: No importa la fecha del año en la que leas esto. Si quieres mejorar como escritor, ¡únete! y comienza a hacer algo diariamente para lograrlo. :) Nunca es tarde...