Todos hemos estado alguna vez en un taller, conferencia o clase donde el presentador utiliza un Power Point para aburrirnos, hacernos perder el tiempo o causarnos sueño. No sé tú, pero yo detesto esos momentos, sobre todo si tengo que permanecer allí por obligación. Y es que no todo el mundo está calificado para ser un buen orador (esto se adquiere con la práctica). Sin embargo, hay que ser conscientes y aprender a utilizar un recurso tan valioso como la tecnología para enriquecer nuestra exposición, no para catapultarnos. 

Es por esto que hoy vengo a sacarte de dudas. Quiero darte algunos consejos para que elabores mejores presentaciones, pues todos en algún momento haremos una y no queremos que nos echen a los leones. :) Solo recuerda que la presentación no es para ti. Las diapositivas no son tus notas, tampoco el guion que tienes que leer al pie de la letra. La presentación es para el espectador, a quien no le interesan las parrafadas. 

¿Cómo mejorar tus presentaciones? 


1. La regla 10-20-30 
Guy Kawasaki dice que sin importar la extensión o relevancia del tema, la presentación no debe tener más de 10 diapositivas, tampoco durar más de 20 minutos; y por último, no debe tener más de 30 palabras por diapositiva. 

2. La regla 7x7 
El máximo de texto permitido son 7 líneas de 7 palabras cada una. Recuerda que siempre es mejor usar imágenes y gráficos que texto. 

3. La regla 20-20 
Es para presentaciones flash: 20 diapositivas explicadas en 20 segundos cada una. Si tu idea es buena y realmente dominas el tema, no necesitas más. 

4. Quince palabras 
Resume tu idea en 15 palabras. Puede ser una oración (tipo mensaje conclusivo), frases o conceptos. Repítelos a lo largo de la presentación para que el espectador los interiorice. 

5. No leas 
Leer cada diapositiva refleja el poco dominio que tienes sobre el tema. Todos se aburrirán. No te prestarán atención. Cuestionarán tu conocimiento y autoridad. 

6. Storytelling 
A todos nos gustan las historias, las anécdotas. Lleva el mensaje a través de estas para lograr conectar con las emociones del público. 

7. Empatiza 
Solo le prestamos atención a la persona que creemos nos puede enseñar algo. Sin perder la seriedad, haz tu exposición divertida y participativa. Que se note tu pasión por el tema. ¡Y no olvides el contacto visual! 

8. Fuente Sans Serif 
Es profesional y más fácil de leer (no uses Cómic Sans, por el amor a Dios). El tamaño debe ser entre 20 y 24 puntos. Las letras oscuras van sobre fondo claro, viceversa; y jamás de los jamases combines colores brillantes (tipo circo), a menos que quieras dificultar la lectura. 

9. Formato de la diapositiva 
Según la Universidad de Stanford, todas deben llevar título. El texto no debe superar dos líneas y las listas de elementos no deberían tener más de tres. 

10. Evita las muletillas 
Nada de «Emm», «Aaah», «Esteee»… Mejor organiza tus ideas: «¡Qué buena pregunta!» o «Me alegra que hayas traído eso a colación». Si no conoces la respuesta, no la inventes; reconoce tu desconocimiento e invita a alguien del público a aportar. 

11. No pierdas tiempo 
Llega temprano, conecta el proyector, prepara tus recursos y familiarízate con el entorno. No dependas 100% de la tecnología. Lleva la presentación impresa. Comienza a la hora acordada y termina con el tiempo suficiente para aclarar dudas. 

12. Less is more 
No transiciones. No música. No animaciones. No chistes absurdos.

Y hasta aquí llegamos. Claro, conciso y sin finales rebuscados. :) Confía en ti mismo y en tus capacidades. Haz ejercicios de respiración y proyecta tu voz en un tono adecuado. Practica mucho y no olvides estar preparado para la típica pregunta desafiante del sabelotodo.

¿Tienes algún otro consejo que ofrecernos?
Image