¿Qué es el amor? ¿Por qué nos enamoramos de una persona en específico? ¿Cómo saber si es amor verdadero o no? No sé tú, pero yo siempre tuve problemas con este concepto. De niña me creí la versión de Disney; de adolescente buscaba en los chicos la versión machista impuesta por la sociedad. Luego en la crisis existencial de la preadultez, descubrí que todo lo que sabía sobre el amor era mentira, un concepto tergiversado que no me llevaría a amar y ser amada. Entonces decidí que sería soltera durante toda mi vida. 

Hasta que conocí a un hombre que vivía al otro lado del mundo. Ninguno estaba buscando enamorarse, ¡ni siquiera había atracción física! Éramos de dos realidades de vida totalmente diferentes. Polos opuestos atraídos solo por lo intelectual. Él era un ermitaño y yo una adicta a la soledad.

Pero algo sucedió con nosotros: decidimos ser transparentes. No aparentamos ser quien no éramos para agradar al otro. Esto nos trajo peleas diarias; dejábamos de hablarnos y al otro día, continuábamos como si nada hubiese pasado. Nos decíamos las verdades en la cara aunque nos doliera (sí, nos hacíamos doler mucho). 

Pero por más extraño que parezca, todos necesitamos una persona con quien quitarnos las máscaras y presentarnos tal cual somos. Sin darnos cuenta, afloramos los sentimientos que necesita el amor para crecer: la intimidad, la confianza y la verdad. Y aun negándonos a estar con el otro, nos amábamos. 

Yo no lo escogí. Él no me escogió. Somos sumamente diferentes (se pueden contar las cosas en común). Luchamos para no enamorarnos y luego para alejarnos, pero ya era tarde. Tomamos la decisión de enamorarnos desde el día en que nos abrimos al otro sin corazas ni tapujos. 

¿Cómo no amar la transparencia de una persona? ¿Cómo no querer mirar los ojos que me respetan y valoran por quien realmente soy? ¿Cómo no anhelar descansar por siempre en los brazos donde aprendí a refugiarme del mundo? ¿Cómo no amar al hombre que me enseñó a amarme primero a mí misma antes que a cualquier otro ser? 

Hoy puedo decir que comparto mis días junto al hombre que amo, aunque ni lo quería ni me gustaba. Hoy vivo con mi esposo un amor que no es como el de Disney, tampoco la concepción estereotipada de la sociedad (ambos clichés); vivo un amor genuino y transparente. Construyo lo que muchos consideran un «amor de novela», pues a pesar de los problemas y las circunstancias, permanecemos juntos. El vínculo formado es más fuerte que cualquier conflicto. 

Y es aquí donde mi historia comienza a enriquecer este post. ¿Alguna vez te has preguntado por qué anhelamos tener un amor como el de algún personaje literario?, ¿o por qué detestamos a una pareja en específico? Hacer que dos personajes se enamoren y que este amor sea creíble es más complicado de lo que crees. Tienes que entender primero lo que es el amor. El que no lo sabe, termina abusando de los clichés, decepcionando al lector con recursos absurdos e irreales. 

Si quieres que tus personajes se enamoren, tienes que desnudarlos (hablo del alma, mal pensado), y la mejor forma es hacerlos vulnerables ante el otro mediante la intimidad. 

El psicólogo Arthur Aron logró esto en la vida real con dos extraños: se enamoraron después de contestarte 36 preguntas y mirarse a los ojos durante 4 minutos. Obviamente, la idea es fomentar la cercanía entre dos personas. Así que te propongo lo siguiente: antes de escribir sobre el enamoramiento de tus protagonistas, haz que se contesten estas preguntas. No solo los conocerás mejor, sino que lograrás construir una relación amorosa creíble, de esas que pueden luchar contra cualquier obstáculo en busca de un final feliz. 

Las 36 preguntas del enamoramiento


  1. Suponiendo que pudiera elegir a cualquier persona del mundo, ¿a quién le gustaría invitar a cenar? 
  2. ¿Le gustaría ser famoso? ¿En qué sentido? 
  3. ¿Alguna vez practica lo que va decir antes de llamar por teléfono? ¿Por qué? 
  4. ¿Qué constituye para el personaje un «día perfecto»? 
  5. ¿Cuándo fue la última vez que cantó a solas? ¿Con otra persona? 
  6. Si pudiera vivir hasta los 90 años de edad conservando durante los últimos 60 años la mente o el cuerpo de una persona de 30 años, ¿qué preferiría? 
  7. ¿Tiene una corazonada sobre la forma en que va a morir? 
  8. Nombrar tres cosas que ambos parezcan tener en común. 
  9. ¿De qué se siente más agradecido en la vida? 
  10. Si pudiera cambiar cualquier cosa de la forma en que fue criado, ¿cuál sería? 
  11. Contar a la otra persona la historia de su vida en cuatro minutos, pero con tanto detalle como sea posible. 
  12. Si pudiera despertarse mañana habiendo adquirido una cualidad o una habilidad, ¿cuál sería y por qué? 
  13. Si una bola de cristal pudiera decirle la verdad sobre sí mismo, su vida, su futuro o cualquier otra cosa, ¿qué le gustaría saber? 
  14. ¿Hay algo que haya soñado hacer desde hace mucho tiempo? ¿Por qué no lo ha hecho? 
  15. ¿Cuál es el mayor logro de su vida? 
  16. ¿Qué es lo que más valora en una amistad? 
  17. ¿Cuál es su recuerdo más preciado? 
  18. ¿Cuál es su recuerdo más terrible? 
  19. Si supiera que dentro de un año va a morir súbitamente, ¿cambiaría en algo la forma en que vive ahora? ¿Por qué? 
  20. ¿Qué significa la amistad para el personaje? 
  21. ¿Qué papel desempeñan en su vida el amor y el afecto? 
  22. Mencione cinco características que considere positivas en la otra persona. 
  23. ¿Qué tan cercana y cálida es su familia? ¿Siente que su infancia fue más feliz que la de la mayoría? 
  24. ¿Cómo es la relación con su madre? 
  25. Cada uno haga tres declaraciones verdaderas usando «nosotros». Por ejemplo: «Los dos estamos en esta sala sintiendo»… 
  26. Complete esta frase: «Quisiera tener a alguien con quien compartir»… 
  27. Si llegaran a ser amigos íntimos, diga qué sería importante que el otro supiera. 
  28. Dígale a la otra persona qué te gusta de ella; sea muy honesto y diga cosas que posiblemente no le diría a alguien que acabara de conocer. 
  29. Cuéntele al otro un momento bochornoso de su vida. 
  30. ¿Cuándo fue la última vez que lloró con otra persona? ¿A solas? 
  31. Dígale a la otra persona algo que ya le guste de ella y que al inicio tal vez no tanto. 
  32. ¿Qué es algo demasiado serio para bromear al respecto? 
  33. Si fuera a morir esta noche, sin poder comunicarse con nadie, ¿qué sería lo que más lamentaría no haberle dicho a alguien? ¿Por qué no se lo ha dicho? 
  34. Su casa, que contiene todo lo que usted posee en la vida, arde en un incendio. Después de salvar a sus seres queridos y sus mascotas, tiene tiempo de una carrera final para rescatar algún objeto. ¿Cuál sería y por qué? 
  35. ¿La muerte de qué familiar sería la más perturbadora para el personaje? ¿Por qué? 
  36. Exponga un problema personal y pregúntele al otro cómo lo manejaría. Asimismo, pídale que le diga cómo parece que usted se siente respecto del problema que eligió. 

Como ves, no le contestarías esto a cualquier persona. Pero si es el amor de tu vida, ¿acaso no merece conocerte a fondo? Lo que buscamos es que ambos personajes se conozcan a la perfección, que se enamoren por una razón justificada. Hay que tratarlos como seres pensantes, como si fueran personas reales; solo así lograremos hacerlos creíbles. 

En otras palabras, nadie te va a creer que tu protagonista se enamoró (y haría lo que fuera por la otra persona) gracias a su físico o por las palabras zalameras que le dijo al oído. Que se enamore porque conoce los miedos del otro, las trabas, su forma de actuar, su imperfección; y porque a pesar de todo lo malo que tiene, descubrió su intimidad y decidió amar sin tapujos. 

Escribir sobre el amor genuino es complicado. Escribir sobre amor y no caer en el cliché, es peor. Escribir sobre enamorados y que el lector anhele tener un amor así, es casi una misión imposible. Las historias de amor que más nos llegan son aquellas que se basan en la confianza, así que cuando vayas a construir a tus personajes, piensa en aquello que los une, pero también en todo lo que los separa. Si logran enamorarse sin máscaras, lograrán superar cualquier obstáculo que se les presente

¡Ah! y recuerda que estas preguntas las he sacado de una práctica psicológica real, así que si te quieres enamorar, yo qué sé, inténtalo con este ejercicio y luego me cuentas (conocí a una pareja que hizo esto). Eso sí, ten en cuenta que tú no escoges a la persona, así no funciona el amor. Y si tienes pareja, no viene mal contestarse estas preguntas para ahondar más en la intimidad del otro. 

Solo recuerda que solo tú puedes lograr que tus protagonistas se enamoren de verdad, y qué mejor que enamorándote tú de ellos, de su historia de amor. Y hasta aquí, que no soy psicóloga ni experta en temas del amor. :) 

¿Cómo logras que tus personajes se enamoren? 
¿Qué piensas sobre las 36 preguntas del enamoramiento?

Image