¡Hola! Bienvenido al blog donde los amantes de la escritura aprenden a dominar el arte de contar historias mientras se toman una tacita de café.



Cafeteros

La experiencia del escritor


Siempre se ha dicho que mientras mayor sea la experiencia del escritor, tanto desde el punto de vista de la literatura como en las diferentes situaciones a las que se ha visto sometido en la vida, el manejo de los personajes será́ mejor si consigue traducir en ellos las características que ha aprendido de la gente que ha conocido en el tiempo.


¿Cuánta “ciencia” debe tener la Ci-Fi?


Me encanta cualquier medio que pueda transportarme a otro mundo. No me importa si es un libro, un animé, una película, un videojuego o una serie; mientras que pueda hacerme soñar con conocer lugares desconocidos, estoy dispuesta a disfrutar ese consumo. Por esto, el género de la Ciencia Ficción (Ci-Fi) es uno de mis favoritos. 

Pero muchas veces me distrae el hecho de que los géneros de fantasía y ciencia ficción parecieran emergerse. ¿Es recomendable incluir elementos fantasiosos en la ciencia ficción? Todo depende...


Cómo nombrar a un personaje


No todos los personajes de una novela deben tener necesariamente un nombre, ni siquiera el protagonista. Pero esta verdad no significa que no se les deba denominar de alguna forma.


Escritor freelance


Estoy dispuesta a hacerles una apuesta considerable (y eso que no soy fan de los juegos de azar) a todos los apasionados por las letras que tienen el sueño, deseo o profundo anhelo de dedicarse y vivir de su escritura. Yo, que desde pequeña asistí a talleres literarios, hacía llorar a familiares y amigos con cartas y era la encargada de redactar todos los trabajos en la escuela, no descubrí que podía dedicarme a esto hasta que tuve que elegir una carrera universitaria y, sencillamente, no sabía hacia dónde disparar.


¿Te apasiona escribir?


En algún momento de nuestras vidas, algo ocurre en nosotros que nos invita a sumergirnos en el mundo de las letras. No podemos evitarlo, tenemos que hacerlo aunque sea en cualquier oportunidad. ¿Qué lo causa? Las respuestas pueden variar. Es como si observáramos, absortos, un níveo pétalo de oca y Eros se complaciera en lanzarnos una flecha de oro al corazón.


¿Qué significado le das a la escritura?


Todo escritor o aspirante a escritor debe tener en claro cuál es el significado de la escritura en su vida. Personalmente, no me lo había cuestionado; así que escribo estas líneas para reflexionar sobre el significado de la escritura desde mi experiencia, para describir lo que me define como escritora (aunque me parezca raro nombrarme de esa forma).


¿Recomendar un libro?



Hay algo que es seguro: hacer una recomendación literaria no suele ser un ejercicio fácil. Ya sea porque no conocemos demasiado bien a la persona destinataria de nuestra opinión, o bien porque estamos lanzando una recomendación al aire, sin saber quién la terminará leyendo.


Admito ser un escritor mediocre…


Llegaste a ese punto. Ese momento en que no importa qué escribas, sientes que todo está mal hecho. Encuentras errores de redacción. El texto está repleto de palabras que se escuchan muy simplonas. Y la historia que tanto te costó planificar parece sacada de un cajón de viejos calcetines sucios. 

Bajas la pluma. Dejas la computadora. Afrontas la realidad: eres un escritor mediocre. Te sientes derrotado y no sabes qué hacer. Si estás en esa fase, si por un segundo te sentiste identificado, déjame decirte que no eres el único.


La escritura del "yo"


Escribo todos los días, pero no siempre es literatura. La mayoría de las veces son recuerdos, anotaciones, correos, cartas, desahogos, ideas… o tonteras. Es lo que llamo la escritura del “yo”, a la cual le encuentro en ocasiones más sentido que a la escritura literaria.


Aprende a aprender II


Hace dos días te contaba sobre el problema de mis alumnos: no saben cómo aprender. Año tras año practican la memorización (buscando la nota) y luego olvidan lo “aprendido”. Pero no por falta de inteligencia… me he dado cuenta de que esto sucede porque nadie les dijo cómo aprender.

Así que en mi afán por mejorar mis clases, les enseño algunas técnicas, las cuales quise también traer al blog porque te pueden servir en tu día a día y en tu aprendizaje del oficio de escritor.

Ya vimos la mnemotecnia, la prueba práctica y calendarizada, las imágenes mentales y la auto-explicación. Hoy te dejo cinco técnicas más, que de seguro alguna te ayudará en tu aprendizaje. ¿Te animas a seguir leyendo?


Aprende a aprender I


Como sabes, soy profesora. Y cada año me topo con el mismo problema en mis alumnos: no saben aprender. Pasan años en el sistema educativo y terminan sin dominar las competencias básicas (¡ojo! que esto lo dice hasta la OCDE). Están seguros de que el profesor les tiene que decir qué hacer y cómo hacerlo en todo momento, porque si no lo haces…

Así que me olvido del currículum y me centro en enseñarles a aprender: algo que les servirá en todas las materias ¡y en la vida! que es más importante.

Lo mismo sucede con algunos lectores del blog: dejan comentarios o envían correos haciendo preguntas que por sentido común (o una breve búsqueda en Google) pueden responder solos. Peor es cuando preguntan algo que ya está explicado en el post; y no por no haberlo comprendido o tener dudas, sino porque no lo leyeron.

Vamos, que si quieres aprender el oficio de escritor, desde ya te digo que necesitas desarrollar tu autonomía; porque a la hora de la verdad, será tu trabajo, no el mío.


La antropología aplicada a la escritura


 Cuando terminé de cursar Antropología en la universidad quedé impresionada de lo mucho que aprendí. La clase no solo me ayudó a percibir al mundo de manera diferente, sino que influenció mucho en cómo pienso mis historias al momento de escribir.

Antes de continuar, dejo claro que no soy una experta en antropología y tampoco supongo serlo. Solo pretendo compartir algunos datos antropológicos que se pueden aplicar a la escritura, que nos abren un mundo de ideas y posibilidades.


El escritor pomodoro


Lo tuyo es procrastinar. Quieres rehabilitarte, pero no puedes. Tal vez sabes cómo, pero es que la fuerza de voluntad no te acompaña. Entonces terminas con mil ideas de escritura perdidas en alguna parte de tu subconsciente. O lo que es peor, con escritos a medio hacer.


La musa literaria


¡La inspiración, dama caprichosa que se va tan rápido como llega!


¿Cómo ser más productivo?


Retomar el blog ha sido una tarea ardua, de días. A todas las actividades que ya tengo en el diario vivir, le añadí Cafetera de Letras y significó: escribir, corregir y programar posts, estar más presente en las redes sociales, contestar mensajes y correos electrónicos, hacer imágenes para compartir, pensar en futuros proyectos…

Imaginarás que uno no hace todo esto en diez minutos. Tengo que congeniar mi trabajo con mis estudios, mi vida familiar y social, mis proyectos literarios y ¡Cafetera de Letras! Creo que se me quedó alguna que otra cosilla… El punto es que me he tenido que convertir en una persona que no pierde su tiempo.


La construcción del mundo II


Hace unos meses iniciamos con las bases del World Building y te enseñé dos formas para crear tu propio mundo. Pero ahora se complica el asunto… Crear mundos puede ser muy simple si imitas modelos de lugares existentes, pero se vuelve complejo si lo haces desde cero. 

La otra vez te conté sobre los modelos que usan los jugadores de Dungeons and Dragons para crear su mundo. Ahora te explicaré los otros elementos a considerar. Ten en cuenta que la flexibilidad de tu mundo dependerá del tipo de historia que quieras contar, sin embargo, existen elementos básicos que debe tener todo mundo recién creado. ¿Quieres saber de qué hablo? 


El porqué de mi ausencia... y regreso


Tal vez te has preguntado por qué la Cafetera dejó de servir Letras hace tantos meses. Quizá me enviaste un mensaje o dejaste un comentario reclamando (preocupado) por la inactividad. Y lo más probable es que cuando volví a encender los motores el mes pasado en el Facebook, tomaste la noticia con cierto recelo.

Sea como sea. El punto es que estoy de vuelta. Llené la cafetera de ideas, proyectos, conceptos, y la puse a funcionar. Ya comienzan a oler el café y las letras. Hoy se retoma el aprendizaje. Vuelvo con energía, con unas ganas increíbles de dedicarme a esta pasión.

Pero primero debo explicar el porqué de mi ausencia…