Como sabes, soy profesora. Y cada año me topo con el mismo problema en mis alumnos: no saben aprender. Pasan años en el sistema educativo y terminan sin dominar las competencias básicas (¡ojo! que esto lo dice hasta la OCDE). Están seguros de que el profesor les tiene que decir qué hacer y cómo hacerlo en todo momento, porque si no lo haces…

Así que me olvido del currículum y me centro en enseñarles a aprender: algo que les servirá en todas las materias ¡y en la vida! que es más importante.

Lo mismo sucede con algunos lectores del blog: dejan comentarios o envían correos haciendo preguntas que por sentido común (o una breve búsqueda en Google) pueden responder solos. Peor es cuando preguntan algo que ya está explicado en el post; y no por no haberlo comprendido o tener dudas, sino porque no lo leyeron.

Vamos, que si quieres aprender el oficio de escritor, desde ya te digo que necesitas desarrollar tu autonomía; porque a la hora de la verdad, será tu trabajo, no el mío.

Y no, no es que me molesten los mensajes o comentarios. Respondo todo lo que puedo y agradezco la confianza. ¡Pero utilízame con sabiduría! En lugar de preguntarme qué es un escritor (lo contesté en un post ya y hay miles de páginas web que debaten lo mismo), pídeme un consejo para ser más productivo escribiendo o cuéntame tus trabas para escribir… tal vez podamos solucionar alguna.

Así que aprovecha el post de hoy y conoce distintas técnicas para aprender de forma más efectiva. Más de alguna te ayudará en tu afán de aprender el oficio de escritor. Pero de lo contrario, utilízalas como herramienta en tu trabajo, en los estudios, en la vida diaria. ¡Comencemos!

1. MNEMOTÉCNIA

Memoriza la información a través de la asociación de palabras y significados, ya sea por medio del ritmo sonoro o una imagen. Aprende a subrayar, por ejemplo, palabras clave en un texto, definiciones y conceptos.

Si te pregunto: “¿qué es la energía?”, ¿eres capaz de darme una definición o solo un ejemplo? Si me das un ejemplo, solo tienes una idea de lo que es. Pero si logras ofrecer una definición, podrás ejemplificar también, puesto que aprendiste/conoces el concepto.

Y si de escritura se trata: ¿qué es la sinécdoque narrativa?

2. PRUEBA PRÁCTICA

La técnica anterior nos deja en la memoria. Ahora pasamos a la práctica.

¿Supiste responder la pregunta? Si no es así, tal vez anotaste el concepto para buscarlo después o preferiste hacerlo al momento. (Espero que tu opción no haya sido preguntarlo en un comentario, porque eso significaría que no estás comprometido con tu aprendizaje, que no leíste la introducción del post y que quieres que te lo den todo en la boquita, masticado si es posible).

Pues eso, que si ya sabes lo que es la sinécdoque, practícala. No hay mejor forma de interiorizar algo que practicando. Y así con cualquier técnica de escritura. Recuerda: learning by doing.

3. AUTO-EXPLICACIÓN

Mientras vas aprendiendo un paso a paso, no te centres solo en la memoria. Ve más allá y descubre por qué el paso 1 va primero que el paso 2, y qué pasa si los inviertes.

Sucede, por ejemplo, con una fórmula matemática. Tal vez memorices los pasos a seguir y el resultado te sea correcto. ¿Pero comprendes el por qué?

Este método busca que te vayas explicando los por qué de la cuestión durante tu aprendizaje, lo cual te ayudará a comprender mejor y también desarrollas la capacidad de hacerte preguntas y cuestionamientos durante tu ejecución.

4. IMÁGENES MENTALES

Al leer, voy recreando en mi mente todo: personajes, escenarios, reacciones… esto me hace disfrutar más la lectura. O sea, el escritor no te describe el búnker secreto donde se encuentran los protagonistas capítulo por capítulo. Lo hace una primera vez y después confía en que tú recuras a la imagen mental que te hiciste con anterioridad.

Por esto, presta atención a las imágenes o fotos en los textos que lees, también a los dibujos que realizas; estos te ayudarán a recordar un concepto o idea. Intenta imaginar o recrear imágenes en tu mente como si te pasaras la película.

5. PRÁCTICA CALENDARIZADA

Ya dije que para interiorizar mejor hay que practicar. Pero no que mientras más practiques, más rápido lo dominarás. Es como hacer una receta de cocina. Al principio se te quema el huevo y después logras hacer una rica tortilla rellena de verduras.

Pues eso. Para aprender algo debes estudiarlo y practicarlo continuamente. Si sabes que tienes una prueba de contenidos en un mes, no dejes para estudiar el día antes, pues solo memorizarás y te irá mal. Practica semanalmente los contenidos y te irá mejor.

En la escritura, si aprendes un recurso o técnica, practícalo al menos una vez a la semana hasta que se haga parte de ti. En el futuro, retómalo para que lo recuerdes. De nada te sirve que hayas practicado la escritura de sonetos alguna vez en tu vida si al día de hoy no sabes, por ejemplo, la rima que lleva. Entenderás que, de ser así, realmente no aprendiste a escribir un soneto.

Y hasta aquí por hoy. En dos días más publico la continuación de este post, para que no se te haga eterno. Conocerás el arte de hacer preguntas, el aprendizaje intercalado, la relectura, el tomar notas y el tan famoso subrayado.

¿Qué te parecieron estas técnicas para aprender?
¿Cuál te funciona más o quieres probar?

Image