Hay algo que es seguro: hacer una recomendación literaria no suele ser un ejercicio fácil. Ya sea porque no conocemos demasiado bien a la persona destinataria de nuestra opinión, o bien porque estamos lanzando una recomendación al aire, sin saber quién la terminará leyendo.