Me encanta cualquier medio que pueda transportarme a otro mundo. No me importa si es un libro, un animé, una película, un videojuego o una serie; mientras que pueda hacerme soñar con conocer lugares desconocidos, estoy dispuesta a disfrutar ese consumo. Por esto, el género de la Ciencia Ficción (Ci-Fi) es uno de mis favoritos. 

Pero muchas veces me distrae el hecho de que los géneros de fantasía y ciencia ficción parecieran emergerse. ¿Es recomendable incluir elementos fantasiosos en la ciencia ficción? Todo depende...

El escritor pudiera ser un creador versátil por naturaleza, logrando que las combinaciones más raras funcionen en un relato. Pero no te mentiré: no siempre funciona la mezcla de géneros literarios. No mencionaré libros o películas que ejemplifiquen el problema, pero de seguro te has topado con alguna trama donde la explicación científica parece más un parloteo de tecnicismos (o palabras que suenan “rebuscadas”) lanzado al azar que poco aporta a la evolución de la historia. 

Entonces, ¿qué tanta ciencia necesita la ciencia ficción para que funcione? 

No olvides que la Ci-Fi tiene sus raíces en las ciencias tecnológicas. El género se originó como una creación literaria basada en la pasión (y esperanza) por los avances científicos (sobre todo del futuro) y cómo esta nos impacta o podría impactar. 

Ahora más que nunca el conocimiento científico se multiplica diariamente y, a pesar de que la literatura no siempre concuerde 100% con estos avances, los escritores utilizan estos recursos en su creación literaria. La Ci-Fi inspira a las personas a imaginar posibilidades infinitas de miles de mundos y hasta logra alentar a algunos a investigar (o estudiar) al respecto. 

Sin embargo, no todo escritor tiene las herramientas para escribir Ci-Fi. Este género se trabaja con base científica, por lo que no acepta palabrerías o explicaciones baratas (verborrea) que no respetan las leyes básicas de la física, a modo de ejemplo. Por esta razón, el escritor de Ci-Fi debe ser un amante de las ciencias que comprenda a la perfección los principios básicos que rigen esta rama de estudios. 

Pero vayamos a la pregunta inicial, ¿qué tanta ciencia necesita la Ci-Fi? Me temo que la respuesta te decepcionará… y es que no existe una verdad absoluta que pueda responder esa pregunta, aunque sí una aproximación que involucra esfuerzo y compromiso. 

La recomendación es: investigar sobre el tema a escribir. Ya sabes que la documentación es parte esencial del proceso de escritura; pues en la Ci-Fi es obligatoria. Lee artículos, incluso académicos. Busca páginas de internet donde documentarte con base verídica y fiable: no se vale ir a Wikipedia. Lee otros textos de Ci-Fi y ve películas sobre esta temática. Aprende las bases del género... 

No hay nada mejor que la documentación. Incluso la última película Disney de animales antropomorfos, Zootopia (que no es Ci-Fi), involucró un proceso larguísimo de investigación respecto al comportamiento y caracterización de estos animalillos. Los creadores declararon haber pasado meses indagando en temas científicos como la zoología para entender, por ejemplo, la distribución de animales en el mundo y su fisiología. Incluso consultaron a expertos antropólogos para saber cómo afrontar diversos problemas sociales, como los estereotipos. Al final, incluyeron armoniosamente toda esta información en una historia que no solo deja grandes mensajes e invita a la reflexión, sino que se fundamenta en conocimientos científicos válidos en la actualidad. 

Ten en cuenta que muchas obras de Ci-Fi se centran más en el factor humano que en las ciencias en sí. Pueden utilizarlas para ambientar, aportar a la trama, jugar con vestuarios y caracterizaciones, generar conflictos, etcétera… pero lo esencial que mueve la historia son las relaciones e interacciones humanas (que obvio pueden verse afectadas, manipuladas o sometidas por la tecnología, por ejemplo). 

Al lector no le interesa leer diez páginas de cómo funciona una maquinaria o cuáles son las reglas de la física cuántica, pero le molestará leer una oración donde (con sus conocimientos básicos) se dé cuenta de un error con base científica que tú hayas cometido por no documentarte correctamente. Entonces, antes de caer en un parloteo de tecnicismos y arruinar tu historia, céntrate en tus personajes y en dominar las leyes de Ci-Fi. 

Así que volvemos una vez más a la pregunta inicial: ¿qué tanta ciencia necesita la Ci-Fi? Lo que de necesitas es comprender las ciencias. Saber algo no es lo mismo que comprenderlo… pues si dominas las bases, podrás modificarlas a tu antojo e innovar, ir más allá. Recuerda que las ciencias son una aproximación a la realidad; y ni los científicos tienen la verdad absoluta sobre esta. Es un campo que va evolucionando diariamente, modificándose según se descubren nuevos métodos y tecnologías. 

Si quieres escribir Ci-Fi, ¡adelante! Pero ten en cuenta que, como género inspirado en la ciencia, necesitas documentarte para evitar las incongruencias y errores de base científica/tecnológica. Y que te quede claro: debes tener especial cuidado cuando escribas sobre ciencia, pues te expones a que el lector no te entienda por los tecnicismos, a que se aburra por explicaciones absurdas o a que lo decepciones por errores imperdonables. 

Ahora acepta el reto:
deja que la tecnología y las ciencias
te inspiren a escribir…

 Nota: Esta colaboración fue hecha por Isabel Lam.
Le puedes escribir a su correo-e: lamisabel10@gmail.com.