El mundo de la literatura es complicado, por ello es importante saber que el rumbo del escritor novel está henchido de tropiezos y caídas. Es entristecedor, mas una realidad terrible que debemos afrontar.

Concursos perdidos, revistas que no te contestaron, el bloqueo creativo amenazando, las musas que se escapan, las críticas negativas, propuestas de libros traspapeladas, rechazos y más rechazos…

Así es, nunca podremos cambiar esta realidad. Entonces, ¿qué hacer? Solo queda perseverar.

Mi historia en la escritura está tachonada de desplomes. Sé que hay muchas experiencias parecidas, pero no por esto podemos parar de crear con palabras. Siempre habrá alguien quien considerará que tenemos el talento suficiente para alentarnos a seguir.

La literatura es arte que nos atrapa, que calma los demonios que carcomen el alma. Si desistes por uno o dos rechazos, la frustración te perseguirá siempre. Te acosará como el divino perro Lélape a la Zorra Teumesia: eternamente…

Por otra parte, me atrevo a decir que aquellos que abandonan este arte, años después regresan al oficio. La relación con la escritura es un círculo que jamás se cierra, algunos creen que sí, mas no.

Conozco gente de las letras que me ha animado, profesores que me han incitado a continuar, algunos compañeros de clase que me han dicho que soy buena escribiendo… Estoy segura de que tienes a algún aliado que confía en tu habilidad letrada.

Un consejo de esta joven narradora que persiste: no escondas tus obras. Cuando tu material sea aceptado en un portal literario de verdad, que designe su obra como tal, sé que sentirás el placer de ser considerado escritor, porque es la institución la que nos otorga esa denominación.

¿Consideras que tus textos no sirven? Pues sigue escribiendo hasta que aprendas a hacerlo bien. Así hice yo, porque confieso que cuando empecé era malísima. Y aún tengo un largo camino que recorrer…

Ahora siéntate frente a esa computadora, corrige esas benditas historias que tienes guardadas, regístralas y envíalas, por ejemplo, a una revista o concurso. Comienza desde abajo para llegar alto.

¿Cómo ha sido tu experiencia en el mundo letrado?
¿Te han rechazado alguna vez?
¿Piensas rendirte o prefieres perseverar?

Nota: Esta colaboración fue hecha por Ivanna Zambrano Ayala.