Hay historias que necesitan tener más de un solo personaje y eso nos abre toda una gama de posibilidades narrativas que pueden enriquecer el texto. Sin embargo, también deja espacio para errores, ya que construir un grupo de personajes no es tarea fácil. Por eso quiero compartirte varios consejos para la escritura de personajes, con la esperanza de que te ayuden en la planificación de tu historia.

Si hay algo que odio ver en las historias que tienen un grupo de personajes es que cada uno sea definido por una sola característica de su personalidad. Siempre van algo así: un líder, el inteligente, el problemático y una mujer. No hay nada que vuelva únicos a esos personajes, por lo que caen en estereotipos que hacen insulsa la trama.

Como escritores, tenemos que esforzarnos; y definir a nuestros personajes con una sola característica de su personalidad es mediocre. ¿Pero cómo podemos crear ese maravilloso grupo que llevará adelante la trama?

Mi primera recomendación es pensar en un número de personajes y luego definir cómo tienen un lugar en la historia. Este lugar tiene que ir más allá que simplemente llenar un papel y tacharlo de la lista, necesita ocupar un verdadero espacio en la narrativa, de forma que si desapareciera de la historia, se sienta su ausencia.

No crees un personaje pangénero, de color, con origen exótico, en silla de ruedas y con heterocromía solo porque quieres diversificar el reparto con grupos minoritarios. Hazlo con una razón que se sienta natural en la trama, sino se verá forzado y el lector se dará cuenta.

Cuando tengas una idea general de quienes son tus personajes, ¿cómo defines sus personalidades? Existen dos posibles errores al llegar a este paso:
  1. El error que describí anteriormente: los defines con una sola cualidad y caes en estereotipos.
  2. Compartes demasiada información.
Resolvamos un error a la vez.

Problema 1: Para volver más complejos a tus personajes, necesitas pensar en cómo funciona la dinámica entre un grupo de personas. ¿Qué hace que sean amigos? ¿Qué hace que estén juntos? ¿Es una amistad verdadera o es una relación de conveniencia?

Piensa en el tipo de relación que tienen entre sí y las razones para mantener esta. Determina cuáles son las relaciones del grupo y cómo afectan a cada uno de los integrantes. Si has estado en un grupo de amigos, sabes que cada uno tiene una relación única con el otro. Aplícalo también al momento de crear a tus personajes.

Problema 2: Una regla general en la escritura es priorizar la información o los datos que compartes y dosificarlos. Si tu grupo de personajes es muy grande, no solo escribas una descripción de su pasado, demuestra con sus acciones y sus palabras qué clase de persona es.

Como último consejo, evita tener demasiados personajes. No es lo mismo la lectura que tú haces sobre tu propio escrito que la de un lector. Si es tu novela, tienes miles de detalles en tu cabeza que no escribes en la hoja: lo tienes naturalizado y es más fácil para ti diferenciar a cada uno de tus personajes. Pero el lector no tiene ese privilegio; para no perderse en tu libro solo tiene la ruta que le indiques y los personajes de relleno, que aportan poco o que están mal construidos, harán que se pierda.

Limítate a un número de personajes razonable. Prefiere tener tres protagonistas y de ahí añadir a los personajes secundarios. Si necesitas más, un buen número máximo serían seis. Solo recuerda que la manera en que integres a los personajes extras o secundarios dependerá de las relaciones o problemas que tengan los protagonistas.

No olvides centrarte en contar la historia sin enrollarte en problemas superficiales para agrandar la cantidad de personajes que tienes. Si tienes la duda de agregar o quitar alguno, pregúntate lo siguiente:
  • ¿Tiene un papel fundamental en la historia?
  • ¿Ayuda u obstaculiza al principal a cumplir con su objetivo?
  • ¿Cuál es su rol/función en la trama principal?
Si las respuestas a estas preguntas son débiles, seguramente no lo necesites en tu historia. Solo evita cerrarte a tu primera idea o borrador. Mantén la mente abierta y fluye ante la evolución de historia y de sus personajes.

¿Has escrito algún grupo de personajes? 
¿Tienes algún consejo para agregar a la discusión?

Nota: Esta colaboración fue hecha por Isabel Lam.
Le puedes escribir a su correo-e: lamisabel10@gmail.com.