...es tener tres trabajos y vivir agotada 24/7. 

Compaginar todas las facetas de mi vida fue el reto del 2018. Me costó tanto acostumbrarme (todavía estoy en ese proceso), que terminé colapsando, dejándome de lado y postergando mi Cafetera de Letras. Pero aquí estoy, más madura y curtida, retomando proyectos, ordenando mi vida y volviendo a escribir para mí. ¿Te tomas una tacita de café conmigo y te cuento más?